Interview with Carlos Muñoz “Sombra”

Sombra. Photo: Norbi Whitney (2014).

(Haz clic aquí para español.)

Carlos Muñoz “Sombra” is one of the best jugglers in South America and a benchmark for the creative style of juggling in the world. He was born in Antofagasta, Atacama Desert, Chile, in 1984. He began his artistic career in early 2000, with the theatrical theories of the Frenchman Jacques Lecoq. In 2005, he entered to study at the Toulouse-Le Lido Circus Arts Center, being the first person of Latin origin to be trained in a circus school in Europe. In 2012, he won a gold medal in the IJA regional competitions. In 2013, he won first place in the prestigious Top 20 – Chile’s most popular jugglers. In 2014, he created the company Sombra – Malabarismo Moderno, with which he has performed four major works. Also, he worked as a teacher at the School of Circus in Quebec and at the Center for Circus Arts in Toulouse, France. Currently, Sombra is working on his new act: “Objetario – La narrativa de los ojos,” a solo show that multiplies the looks towards the future of juggling. Born from the depths of the Atacama Desert comes that repertoire of intentions and gestures, not normally seen in the juggling community throughout the world. The project is supported by various artists and institutions from Europe and Chile.

Esteban Vélez: Tell us about your beginnings in juggling.

Sombra: I started juggling in the summer of 1998, in the city of Valparaíso, Chile. The first jugglers I saw in my life (around 5 years old) belonged to the traditional circuses of Chile. At about 6 years old, a member of my family tried to teach me juggling, but I didn’t persist. At the beginning of 1998, in the city where I lived, a juggling shop called “Clown” was set up. Together with the creators of this group, I discovered my passion for this art. At that time, we had to “invent” juggling patterns, without being able to rely on the internet. This forged in me a creative and intuitive style of juggling, and where each trick would be a great universe to discover.

E.V: What reaction did your parents have when you told them that you wanted to be an artist?

S: At first my parents didn’t understand (a very normal behavior when you say you want to be a juggler). However, they saw my talent and quickly understood what my main goal was: to be one of the most recognized jugglers in the world. Then they supported me in everything, they followed me to all my artistic presentations, and they helped me achieve many professional goals. Eventually, they too learned to appreciate juggling.

Carlos Muñoz 1999. Photo: Scarlett. 

E.V: In what way did Jacques Lecoq influence your artistic career?

S: In 2002, I discovered Jacques Lecoq’s pedagogy when he had been juggling for 6 years. I experienced the work of mime, body imagery and space. These tools led me to visualize juggling from the analysis of movement in space. In other words, Lecoq’s pedagogy invited me to discover the laws of movement in all its forms. The main objective of this training (and from which I support my current work), is to keep the laws of creation alive, regardless of the social context or the time.

E.V: What did it mean for you to be the first Latino juggler to be trained in a school in Europe?

S: I always attributed this experience to myself as a great responsibility to educate and help others. At first, I believed (being Latino) that I could achieve it, and that was how “with my talent, I colonized from art.” I am always available to guide other students who want to travel to Europe, telling them about my experience, recommending the best schools, the places to develop and find the key people to learn.

E.V: How do you conceive dance with juggling?

S: Juggling is often a game engine, inviting you to walk, to jump, to finally discover your own mental or physical limits. Dance is a tremendous stimulus for the evolution of juggling. However, juggling and dance do not always find codes of movement in common. This led me to reflect for many years on the following question: What is the place of the body and its relation to the object? Reversing this question is very interesting. We must go out from time to time to explore new artistic horizons, and return to our most comfortable place, once we discover our limits.

E.V: Apart from dance, what other arts do you like and how do you link them to your juggling?

S: For about 10 years I have been making and collecting photo juggling sculptures. These kinetic structures invite me to explore from my most primitive state. That is to say, very seldom do I know what possibilities the object will give me; however, the material always shows me the way to go. On the other hand, the objects have photographic images that offer me a concrete universe to narrate simple stories from the movement and manipulation of objects.

Foto: Sonria Comunicación Visual (2003).

E. V: Who are your favorite Latin American jugglers?

S: Without a doubt in Latin America there are many talented and inspiring jugglers. But I would like to use this paragraph, more than anything, to invite the reader to resolve some questions about the lack of creation in the continent: 1- What is really holding back this work? 2- Could it be that behind an excellent technical level it is really necessary to play? 3- Could it be that we finally end up hiding behind objects and forget our identity? Now, you guys have to pitch!

E.V: Which juggler is your biggest reference?

S: At first it was definitely Bobby May, Anthony Gatto and Michael Moschen. Today I really appreciate the work of Jay Gilligan, Greg Kennedy and Erik Aberg. But, without a doubt, there are many jugglers in the world who are very inspiring, doing spectacular things every day. We can learn a lot from them!

Carlos Muñoz Photo: Marta Garcia Cardellach (2013).

E.V: What juggling trick did you find the most difficult to learn?

S: Mills Mess: since I am dyslexic. Albert’s: Over time I reached about 40 without stopping. 7 clubs: over time reaching about 10 cycles. 5 club backcross with doubles: this is sport.

E.V: What is your opinion on sport juggling?

S: I have a rather paradoxical opinion on this matter. While I did quite a few feats, like throwing 7 clubs, 9 rings and 9 balls, deep down I always juggled as an expression of art. What does this mean for me: to be able to communicate values ​​(no matter what it is) from the discipline. Sports juggling brings us to a place: “the use of physical force.” With experience, I can say that many people can throw 7 clubs, but create a work, very few!

E.V: Do you support the idea that this style should be in the Olympic Games?

S: Well, each project has its merits and must be respected. My work focuses on the creation of juggling works, with which I propose to stir various emotions in the viewer. The competitions in the Olympic Games, without a doubt, are great performances that often border on the artistic. If the project of bringing juggling to the Olympic Games flourishes, I ask myself: what will be the technical (and artistic) criteria, which the juries will be able to evaluate?

E.V: How do you see juggling in 10 years?

S: I like to imagine what juggling would be like in the next 50 years. Why? Since, if I stop at 10 years, the answer will be a bit pessimistic. I think juggling in 10 years will continue to be very similar to today (only the technical level will grow), and the artistic will begin to decline. It’s a dark posture, I know, but I think it goes hand in hand with our current times. Personally, I would like to see more agencies promoting creation juggling.

E.V: Tell us an anecdote about your performances at the European Juggling Convention.

S: The first time I performed at the EJC gala was in Greece, in 2007. I was nervous. However, the performance was a success, and I received a “standing ovation” from the audience, which I did not expect. Apparently, there were about three thousand people in the audience. On that occasion, I shared the stage with great jugglers such as Maksim Komaro, Stefan Sing, Ville Wallo, among others. I was the youngest. On this same occasion, I was able to sign autographs and make myself known in Europe.

E.V: What did it mean to you to be the winner of the International Jugglers Association (IRC) regional competition in 2012?

S: As a historical element, the IRC-IJA of Chile is the first edition of this project (in 2012), and then it expanded to other Latin American countries. I remember talking to Erin Stephens before the event, in which she shared with me her great interest in expanding this juggling event throughout Latin America. It was a great pleasure to have received the gold medal in this event together with the most important juggling association in the world.

Carlos Muñoz receiving the gold medal at IRC 2012

E.V: Tell us about your show “Future Selfy” with juggler Ricardo Salazar.

S: The creation “Future Selfy” (2017) is a show financed by the Ministry of Culture of Chile. During a year of research, we created this visual work around the use of photographic artifacts and juggling with balls. This year was very enriching: together with Ricardo Salazar and Sebastián Moltedo, we managed to materialize more than 10 years of my artistic search summarized in a 50-minute show. In this work my personal and artistic universe is confirmed.

E.V: How was “Objetario – La narrativa de los ojos” born?

S: “La narrativa de los ojos” is my next creation, scheduled for the end of 2022. I have not yet spoken publicly about this project, however, eJuggle will be the first media to spread the secret, which I am very pleased. I have been working in the shadows for a year, continuing with the development of my artistic firm, on the creation of photographic objects. Other surprises such as sound and the creation of new objects will be at the service of movement in the scene. I look forward to spreading this work one day at the IJA festival!

Objetario. By: Sombra. 

E.V: How do you see the learning and teaching process?

S: My pedagogy is born from my lived experience. Learning that has not been physically experienced should not be shared, ensuring that what is mentioned is objective or concrete. We are talking about ethics and sincerity, words that are disappearing with time. In this sense, I am constantly informing myself, studying and exceeding my limits, thus being able to teach with a more precise look. I do not transmit juggling figures specifically; I share concepts that direct the student towards the best artistic and technical version of themselves.

Entrevista a Carlos Muñoz “Sombra”

Sombra. Foto: Norbi Whitney (2014).

Carlos Muñoz “Sombra” es uno de los mejores malabaristas de Sudamérica y un referente del estilo creativo de los malabares en el mundo. Nació en Antofagasta, desierto de Atacama, Chile, en 1984. Inició su carrera artística a comienzos del año 2000, con las teorías teatrales del francés Jacques Lecoq. En 2005 ingresó a estudiar en el Centro de Artes de Circo de Toulouse – Le Lido, siendo la primera persona de origen latino en formarse en una escuela de circo en Europa. En 2012 obtuvo medalla de oro en las competencias regionales IJA. En 2013 ganó el primer lugar en el prestigioso Top 20 – malabaristas más populares de Chile. En 2014 creó la compañía Sombra – Malabarismo moderno, con la cual ha realizo cuatro grandes obras. También, trabajó como profesor en la Escuela de Circo en Quebec y en el Centro de artes de circo de Toulouse, Francia. Actualmente, Sombra está trabajando en su nuevo acto: “Objetario – La narrativa de los ojos”: un espectáculo en solitario que multiplica las miradas hacia el futuro de los malabares. Nacido desde lo más profundo del Desierto de Atacama llega ese repertorio de intenciones y gestos, no visto en la comunidad de los malabaristas en el mundo. El proyecto es apoyado por diversos artistas e instituciones de Europa y Chile.

Esteban Vélez: Háblenos de sus inicios en el malabarismo.

Sombra: Me inicié en los malabares en el verano del año 1998, en la ciudad de Valparaíso, Chile. Los primeros malabaristas que vi en mi vida (a eso de los 5 años), pertenecían a los circos tradicionales de Chile. A los 6 años, más o menos, un integrante de mi familia intentó enseñarme malabares, pero no persistí. A principios del año 1998, en la ciudad donde vivía, se instaló una tienda de artículos de malabares que se llamaba “Payaso”. Junto a los creadores de esta agrupación, descubrí mi pasión por este arte. En ese entonces debíamos “inventar” las figuras de malabares, sin poder apoyarnos del internet. Esto forjó en mí un estilo creativo e intuitivo de hacer malabares, y en donde cada figura, sería un universo grandioso por descubrir.

E.V: ¿Qué reacción tuvieron sus padres cuando usted les dijo que quería ser artista?

S: En un principio mis padres no entendían (un comportamiento muy normal cuando dices que quieres ser malabarista). Sin embargo, vieron mi talento y comprendieron rápidamente cuál era mi objetivo principal: ser uno de los malabaristas más reconocidos del mundo. Luego me apoyaron en todo, me seguían a todas mis presentaciones artísticas y me ayudaron a alcanzar muchos objetivos profesionales. Finalmente, ellos también aprendieron a apreciar el malabarismo.

Carlos Muñoz 1999. Foto: Scarlett. 

E.V: ¿De qué manera influyó Jacques Lecoq en su carrera artística?

S: El año 2002, descubrí la pedagogía de Jacques Lecoq cuando llevaba 6 años haciendo malabares. Experimenté el trabajo del mimo, del imaginario corporal y del espacio. Estas herramientas me llevaron a visualizar el malabarismo desde el análisis del movimiento en el espacio. Dicho de otra manera, la pedagogía de Lecoq me invitó a descubrir las leyes del movimiento bajo todas sus formas. El objetivo principal de esta formación (y del cual apoyo mi trabajo actual), es de mantener vivas las leyes de la creación, sin importar el contexto social, ni la época.

E.V: ¿Qué significó para usted ser el primer malabarista latino en formarse en una escuela de Europa?

S: Siempre me atribuí esta experiencia como una gran responsabilidad para educar y ayudar a los demás. En un principio creí (siendo latino) que podía lograrlo, y así fue como “con mi talento, colonicé desde el arte”. Siempre estoy disponible para guiar a otros alumnos que quieran viajar a Europa, contándoles sobre mi experiencia, indicándoles las mejores escuelas, los lugares para desarrollarse y encontrar las personas claves para aprender.

E.V: ¿Cómo concibe la danza con el malabarismo?

S: Muchas veces el malabarismo es un motor de juego, que te invita a caminar, a saltar, para finalmente descubrir tus propios límites mentales o físicos. La danza es un estímulo tremendo para la evolución del malabarismo. Sin embargo, el malabarismo y la danza no siempre encuentran códigos de movimiento en común. Esto me llevó a reflexionar durante muchos años sobre la siguiente pregunta: ¿Cuál es el lugar del cuerpo y su relación con el objeto? Invertir esta pregunta es muy interesante. Debemos salir de vez en cuando a explorar nuevos horizontes artísticos, y volver a nuestro lugar más cómodo, una vez descubramos nuestros límites.

E.V: Aparte de la danza, ¿qué otras artes le gustan y de qué manera las une a su malabarismo?

S: Desde hace unos 10 años fabrico y colecciono esculturas de malabares fotográficas. Estas estructuras cinéticas me invitan a explorar desde mi estado más primitivo. Es decir, muy pocas veces sé qué posibilidades me entregará el objeto; sin embargo, siempre el material me muestra el camino a recorrer. Por otro lado, los objetos poseen imágenes fotográficas que me proponen un universo concreto para narrar simples historias desde el movimiento y la manipulación de objetos.

Foto: Sonria Comunicación Visual (2003).

E. V: ¿Cuáles son sus malabaristas latinoamericanos favoritos?

S: Sin duda en Latinoamérica hay muchísimos malabaristas talentosos e inspiradores. Pero me gustaría utilizar este párrafo, más que nada, para invitar al lector a resolver algunas preguntas sobre la falta de creación en el continente: 1: ¿Qué está frenando realmente esta labor? 2: ¿Será que detrás de un excelente nivel técnico hace falta realmente jugar? 3: ¿Será que finalmente terminamos escondiéndonos detrás de los objetos y olvidamos nuestra identidad? Ahora, ¡ustedes tienen que lanzar!

E.V: ¿Qué malabarista es su mayor referente?

S: En un principio fue sin duda Bobby May, Anthony Gatto y Michael Moschen. Actualmente aprecio mucho el trabajo de Jay Gilligan, Greg Kennedy y Erik Aberg. Pero, sin duda, hay muchos malabaristas en el mundo que son muy inspiradores, realizando día a día cosas espectaculares. ¡Podemos aprender mucho de ellos!

Carlos Muñoz. Foto: Marta Garcia Cardellach (2013).

E.V: ¿Qué truco de malabares se le dificultó aprender más?

S: Mills Mess: ya que soy disléxico. Albert’s: con el tiempo alcance unos 40 sin detenerme. 7 clavas: con el tiempo alcance unas 10 vueltas. Backcross con 5 clavas en doble: esto si es deporte.

E.V: ¿Qué opinión tiene sobre el malabarismo deportivo?

S: Tengo una opinión bastante paradoxal sobre este tema. Si bien realicé bastantes proezas, como lanzar 7 clavas, 9 anillos y 9 pelotas, en el fondo siempre hice el malabarismo como expresión de arte. Que significa esto para mí: poder comunicar valores (no importa cuál sea) desde la disciplina. El malabarismo deportivo nos lleva a un lugar: “la utilización de la fuerza física”. Con la experiencia, puedo decir que muchas personas pueden lanzar 7 clavas, pero crear una obra, ¡muy pocos!

E.V: ¿Apoya la idea de que ese estilo esté en los Juegos Olímpicos?

S: Bien, cada proyecto tiene sus méritos y debe ser respetado. Mi trabajo se concentra en la creación de obras de malabares, con las cuales propongo remover diversas emociones en el espectador. Las competencias en los Juegos Olímpicos, sin duda, son actuaciones grandiosas y que muchas veces bordean lo artístico. Si el proyecto de llevar los malabares a los Juegos Olímpicos florece, me pregunto: ¿cuáles serán los criterios técnicos (y artísticos), que podrán evaluar los jurados?

E.V: ¿Cómo ve el malabarismo en 10 años?

S: Me gusta imaginar cómo sería el malabarismo dentro de los próximos 50 años. ¿Por qué? Ya que, si me detengo en los 10 años, la respuesta será un poco pesimista. Creo que el malabarismo en 10 años seguirá siendo muy similar al de hoy (solo crecerá el nivel técnico), y lo artístico empezará a decaer. Es una postura obscura, lo sé, pero pienso que va de la mano con nuestra época actual. Personalmente, me gustaría ver a más organismos que promuevan el malabarismo de creación.

E.V: Cuéntenos una anécdota sobre las actuaciones que tuvo en la Convención Europea de malabares. 

S: La primera vez que actué en la gala de la EJC fue en Grecia, en 2007. Estaba nervioso. Sin embargo, la actuación fue todo un éxito y recibí del público un “standing ovation”, que no me esperaba. Aparentemente en el público había unas tres mil personas. En esa ocasión compartí el escenario con grandes malabaristas como Maksim Komaro, Stefan Sing, Ville Wallo, entre otros. Yo era el más joven. En esta misma ocasión pude firmar autógrafos y darme a conocer en Europa.

E.V: ¿Qué significó para usted ser el ganador de la competencia regional de la asociación Internacional de malabaristas (IRC) en 2012?

S: Como elemento histórico la IRC-IJA de Chile, es la primera edición de este proyecto (en 2012), y luego se expande por otros países de Latinoamérica. Recuerdo haber conversado con Erin Stephens antes de la realización del evento, en el cual, me compartió su gran interés por expandir esta fiesta de los malabares por Latinoamérica. Fue un gusto muy grande haber recibido la medalla de oro en este evento junto a la asociación de malabaristas más importante del mundo.

Carlos Muñoz recibiendo la medalla de oro en la IRC 2012.

E.V: Háblenos de su espectáculo “Future Selfy”, junto al malabarista Ricardo Salazar.

S: La creación “Future Selfy” (2017) es un espectáculo financiado por el Ministerio de la Cultura de Chile. Durante un año de investigación creamos esta obra visual en torno a la utilización de artefactos fotográficos y el malabarismo con pelotas. Este año fue muy enriquecedor: logramos materializar junto a Ricardo Salazar y Sebastián Moltedo, más de 10 años de mi búsqueda artística resumidos en 50 minutos de espectáculo. En esta obra se confirma mi universo personal y artístico.

E.V: ¿Cómo nace Objetario – La narrativa de los ojos?

S: “La Narrativa de los ojos” es mi próxima creación, prevista para finales del 2022. Aún no he hablado públicamente de este proyecto, sin embargo, eJuggle será el primer medio de comunicación en difundir el secreto, lo que me da mucho gusto. Llevo trabajando en las sombras durante un año, continuando con el desarrollo de mi firma artística, sobre la creación de objetos fotográficos. Otras sorpresas como el sonido y la creación de objetos inéditos estarán al servicio del movimiento en la escena. ¡Espero poder difundir este trabajo algún día en el festival de la IJA!

Objetario. Por Sombra.

E.V: ¿Cómo ve el proceso de aprendizaje y enseñanza?

S: Mi pedagogía nace de mi experiencia vivida. Un aprendizaje que no se haya experimentado físicamente no debe compartirse, asegurándose que lo mencionado es objetivo o concreto. Estamos hablando de ética y sinceridad, palabras que están desapareciendo con el tiempo. En este sentido, estoy constantemente informándome, estudiando y sobrepasando mis límites, así poder enseñar con una mirada más precisa. No transmito figuras de malabares específicamente, comparto conceptos que dirigen al alumno hacia su mejor versión artística y técnica.

Soy un malabarista deportivo. Tengo la maravillosa oportunidad de escribir para eJuggle. Me gusta la historia, la historia militar, la filosofía, la poesía, las historias raras, y las historias de terror y de horror.

Leave a Reply