Juggler burned alive at a traffic light

Illustration image.

(Haz clic aquí para español.)

Líber Maidana was a street juggler born in Uruguay. He was 28 years old. He traveled around the world juggling at traffic lights or in public squares. He was also an artist in several ways: he built beautiful works of crafts, participated in theater plays, painted, and he drew whatever idea came to mind.

A while ago, he had arrived in Bolivia with his 20 year old brother. They settled in Santa Cruz de La Sierra, to enjoy the Theater and Juggling Convention Bolivia 2010. Líber always wanted to learn new tricks.

Days before the Circus Convention, Líber went to work at the traffic light at the roundabout of the Segundo anillo on Mutualista Avenue, in Santa Cruz de la Sierra. It was nighttime, so he decided to light torches to amaze the public. Four people arrived at the place, some also jugglers, with whom Líber had a discussion. One of the four, identified as Luis Arturo Cardozo Da Silva, grabbed a bottle containing gasoline (the same one that the young juggler used to light the torches), and threw it at Líber. Then he set him on fire.

Líber was immediately transferred to the Japanese University Hospital of Santa Cruz. His brother and girlfriend, Gabriela, were accompanying him. The medical report determined that Líber suffered second and third degree burns on more than 80% of his body. The injuries were so serious that no Bolivian hospital had the equipment or personnel to attend to these types of cases. The young juggler needed a respirator to assist with manual ventilation. The fight of the doctors who treated Líber was unstoppable.

Líber’s economic situation was precarious. He had no money to pay for his hospital stay, nor health insurance. Some of his friends, medical staff and diplomats, raised money (it was $300 for each day in the hospital).

The Maidana family immediately contacted the Embassies of Uruguay and Bolivia. The anguish and uncertainty of Leonardo Maidana, Líber’s father, led him to go on a hunger strike in front of the Bolivian Embassy.

Between so many bureaucratic procedures and the precariousness of the hospital in Santa Cruz, Líber’s health worsened. The Maidana family arranged for the transfer of their son with a private company, called AeroEste, at a cost of $15,000 to provide the special transportation conditions he would need. The Foreign Ministry and AeroEste agreed to a payment agreement after a week of arriving in Uruguay.

A few days passed and members of the chancellery contacted Leonardo. They explained to him about an offer that the Uruguayan Air Force had, which they accepted. Though they lost 4 essential days in the health of Líber.

The Maidana family strove to process all the repatriation papers. There was a great logistical effort between the Bolivian and Uruguayan consulates. The hiring of an ambulance plane with intensive care supplies from the Air Force was coordinated. Among the people sent by the government were doctors from the National Center for Burns (Cenaque).

Upon arrival in Montevideo, Uruguay, on September 6, and with certain complications, the young juggler was taken to Cenaque. Doctors in Uruguay and Bolivia did everything possible to save Líber, but due to the severity of the injuries they were unable.

Líber Maidana passed away on September 9, 2010. His killer is imprisoned in Bolivia.

 

Malabarista quemado vivo en el semáforo

Imagen de ilustración.

Líber Maidana fue un malabarista callejero nacido en Uruguay. Tenía 28 años. Viajaba por todo el mundo haciendo malabares en los semáforos o en plazas públicas. También era un artista en varios sentidos: construía hermosas obras de artesanías; participaba en obras de teatros; pintaba; dibujaba cualquier idea que le llegara a la mente.

Hace un tiempo, había llegado a Bolivia junto a su hermano, de 20 años. Se instalaron en Santa Cruz de La Sierra, para disfrutar de la Convención de Teatro y Malabarismo Bolivia 2010. Líber siempre quería aprender trucos nuevos.

Días previos a la Convención de circo, Líber fue a trabajar al semáforo de la rotonda del segundo anillo de la avenida Mutualista, en Santa Cruz de la Sierra. Era de noche, entonces decidió encender las antorchas para asombrar al público. Al lugar llegaron 4 personas, algunos también malabaristas, con quienes Líber tuvo una discusión. Uno de los cuatro, identificado como Luis Arturo Cardozo Da Silva, agarró una botella que contenía gasolina (la misma que usó el joven malabarista para encender las antorchas),  y se la lanzó a Líber; posteriormente, le prendió fuego.

Líber fue trasladado de inmediato al Hospital Universitario Japonés de Santa Cruz. Su hermano y su novia Gabriela lo estuvieron acompañando. El parte médico determinó que Líber sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en más del 80% de su cuerpo. Las heridas eran tan graves que ningún hospital de Bolivia tenía los implementos ni el personal para atender ese tipo de casos. El joven malabarista necesitaba un respirador; era asistido con ventilación manual. La lucha de los médicos que atendieron a Líber fue titánica.

La situación económica de Líber era precaria. No tenía dinero para el pago de su estadía en el hospital, tampoco seguro médico. Algunos de sus amigos, personal médico y diplomáticos, recaudaron dinero (eran 300 dólares por cada día internado en el hospital).

La familia Maidana se contactó de inmediato con las Embajadas de Uruguay y Bolivia. La angustia y la incertidumbre  de Leonardo Maidana, el padre de Líber, lo llevaron a hacer una huelga de hambre al frente de la Embajada de Bolivia.

Entre tantos trámites burocráticos y la precariedad del hospital en Santa Cruz, la salud de Líber se agravó. La familia Maidana hizo la cotización del traslado de su hijo con una empresa privada, llamada AeroEste. Ellos cobraban 15. 000 dólares y acondicionarían el avión en un plazo de 12 horas. La cancillería y AeroEste acordaron un acuerdo de pago pasada una semana de llegar a Uruguay.

Transcurrieron unos días y miembros de la cancillería se comunicaron con Leonardo. Le explicaron una oferta que tenía la Fuerza Aérea de Uruguay, la cual aceptaron. Perdieron 4 días esenciales en la salud de Líber.

Los Maidana se esforzaban en tramitar todos los papeles de repatriación. Hubo un gran esfuerzo logístico entre los consulados de Bolivia y Uruguay.  Se coordinó la contratación de un avión-ambulancia con implementos de terapia intensiva de la Fuerza Aérea. Entre las personas enviadas por el gobierno se encontraban médicos del Centro Nacional de Quemados (Cenaque).

Al llegar a Montevideo, Uruguay, el día 6 septiembre, y con ciertas complicaciones, el joven malabarista fue llevado al Cenaque. Los médicos en Uruguay y en Bolivia hicieron todo lo posible por salvar a Líber, pero debido a la gravedad de las heridas no pudieron.

Líber Maidana falleció el 9 de septiembre de 2010. Su asesino está preso en Bolivia.

 

Soy un malabarista deportivo. Tengo la maravillosa oportunidad de escribir para eJuggle. Me gusta la historia, la historia militar, la filosofía, la poesía, las historias raras, y las historias de terror y de horror.

Leave a Reply